Escribir un diario íntimo o un blog tiene efectos terapéuticos

Escribir un diario íntimo o un blog tiene efectos terapéuticos

Por Lic. Gloria Gitaroff | Saludable.infobae.com

La posibilidad de plasmar las ideas en papel o en la computadora no sólo constituiría un  “desahogo” para el autor. Una especialista explicó los beneficios de expresarse con la escritura.

En los adolescentes de otras épocas era muy común escribir un diario íntimo, confiándole sus sentimientos, cómo transcurrían sus días, sus amores y desengaños, y la incomprensión del mundo de los adultos.

Los escritores parecen volcar un remanente de su capacidad creativa también en esos textos, los problemas que le suscita su tarea escrita, además de teorizar a veces sobre el mundo y la literatura.

Otra forma de diario es la epistolar, que en los últimos tiempos se adaptó a los medios de que se dispone: los chats escritos, los mensajes de texto y finalmente los blogs. También se mantiene expresión urbana en los graffitis, una forma condensada de transmitir ideas o estados de ánimo.

Todos necesitamos expresarnos, todos necesitamos de un interlocutor que nos escuche y comprenda, y en eso los amigos tienen un lugar de privilegio.

Pero también la escritura puede convertirse en un interlocutor, porque la palabra escrita tiene una cualidad: la de poner afuera, en el papel, en la pantalla o en la corteza del árbol en el que se deja constancia de los nombres de los enamorados sentimientos y pensamientos que están dentro de uno.

El que escribe vuelve a ver en ese soporte externo lo que pensó y sintió, casi como si le perteneciera a otro, y por lo tanto vuelve de ese modo a apreciarlo, desde afuera, y a agregar nuevas cosas que antes de escribir no había pensado o sentido.

Escribir también tiene un efecto terapéutico, porque el hecho mismo de realizarlo hace que nos vayamos enterando de cosas que están en nuestra mente sin que tengamos noticia de su existencia, es decir aquellas inconscientes que aparecen al escribir, porque se trata de una forma de asociar libremente, de que se enlacen nuevas ocurrencias.

En suma, nos encontramos con lo inconsciente y dialogamos con él, y por otro lado, todos sabemos que al escribirlas, las ideas se vuelven más claras.  El propio Freud lo dijo en una carta a su amigo Fliess con la siguiente frase: “Fue en el momento de comunicártelo que el asunto se me aclaró por completo”.

Esto sucedió porque se lo dijo por escrito,  con ese doble efecto que tiene la escritura: de asomarse al inconsciente y de ayudar al pensamiento conciente a crecer y desarrollarse.

Otro factor a tener en cuenta es que, por más que los escritores digan que escriben para sí mismos, siempre hay otro a quien se le escribe. Y el blog asegura que alguien nos va a leer y, si tenemos suerte, nos va a contestar, con la fantasía de que, de esa manera, vamos a ser queridos o admirados o nos haremos de amigos, amigas o amores cibernéticos, que de vez en cuando pasan a ser amigos, amigas o amores de carne y hueso.

Lic. Gloria Gitaroff
Psicoanalista
Miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA)
Full Member de la International Psychoanalytical Association (IPA)
Autora del libro Los sueños, de Editorial Longseller, y Claves para escribir, de Editorial Letra Viva